Es un examen que permite analizar la respuesta cardiovascular a un esfuerzo físico progresivo y estandarizado.
El método más usual es el caminar en una pisadera motorizada con aumentos sucesivos de la inclinación y la velocidad, de acuerdo a un protocolo estándar.